Me llamo Yokozawa Naomi y tengo 8 años.
Aunque mi mami ya no está a mi lado, yo sé que nunca me va a dejar, y también soy feliz porque tengo una familia que me quiere mucho y yo también los quiero mucho, mucho.
home
ask
archive
theme

Heroes y villanos

yokozawatakafumiesp:

yokozawa-naomi:

yokozawatakafumiesp:

yokozawa-naomi:

yokozawatakafumiesp:

hayami-naomi:

yokozawatakafumiesp:

yokozawa-naomi:

yokozawatakafumiesp:

—Un poco —suspiró— O tendré que traer trabajo a casa, eso la mayor parte del tiempo.

—Sabes que no me gusta que hagas eso —protestó Kirishima.

—No es como si pudiera evitarlo —le replicó de vuelta.

Bufó un poco. —Ya, te ayudaré con lo que sea, así terminarás más pronto.

Naomi los miró en silencio y sin comer; miró a cada uno cada vez que habló. Cuando dejaron de hacerlo, decidió preguntar algo que no tenía nada que ver con el trabajo- Papi, oye… eh… ¿Ya te aprendiste l-la canción que pasé a tu celular?

La miró con algo de pena. —Ah… yo… no. La he estado escuchando durante los viajes en tren, pero aún no he podido practicarla, no sé si ya me sé la letra. Supongo que ya casi.

-Ah, bu-bueno… -esta vez no pudo disimular que el saber eso la hizo sentir un poco mal- No te preocupes, n-no importa -sonrió como si no hubiera pasado nada y bajó la mirada hacia su plato, entonces continuó comiendo en silencio.

—¿Es esa canción que estabas cantando en el baño el otro día? —preguntó Kirishima con una sonrisa socarrona en su rostro.

—¿Qu- ¡Yo no canto en el baño!

—Sí lo haces, pero solo cuando crees que no hay nadie. Te escuché cantando una canción y no te sabes la letra aún, pero ya te sabes la melodía.

-L-lo que dije es cierto… No importa si… si aún no te sabes la canción. Vas a tener m-muchas cosas en que pensar y… pues tu trabajo es m-más importante que eso -ya pensaría después en lo que le diría a su maestra- Y también aunque tengas mucho trabajo, ta-también tienes que descansar -sonrió. 

—Te hice una promesa y la cumpliré —le dijo enérgico—, aún si tengo que pasar vergüenza y leer la letra de un papel, te prometo que cantaremos juntos.

-No, pero… e-es que… no sólo e-es la canción… -bajó la mirada, apenada- Por eso… n-no importa.

—¿Qué pasa? ¿Olvidé algo? —estaba bastante alarmado— Cuéntame, por favor.

-No… no l-lo olvidaste, e-es sólo que… yo n-no te lo dije -debajo de la mesa, comenzó a mover los dedos con nerviosismo- ¿Recuerdas… recuerdas l-la película en donde… la princesa s-se pica un dedo y… y entonces duerme p-por mucho tiempo?

Heroes y villanos

yokozawatakafumiesp:

yokozawa-naomi:

yokozawatakafumiesp:

hayami-naomi:

yokozawatakafumiesp:

yokozawa-naomi:

yokozawatakafumiesp:

—Un poco —suspiró— O tendré que traer trabajo a casa, eso la mayor parte del tiempo.

—Sabes que no me gusta que hagas eso —protestó Kirishima.

—No es como si pudiera evitarlo —le replicó de vuelta.

Bufó un poco. —Ya, te ayudaré con lo que sea, así terminarás más pronto.

Naomi los miró en silencio y sin comer; miró a cada uno cada vez que habló. Cuando dejaron de hacerlo, decidió preguntar algo que no tenía nada que ver con el trabajo- Papi, oye… eh… ¿Ya te aprendiste l-la canción que pasé a tu celular?

La miró con algo de pena. —Ah… yo… no. La he estado escuchando durante los viajes en tren, pero aún no he podido practicarla, no sé si ya me sé la letra. Supongo que ya casi.

-Ah, bu-bueno… -esta vez no pudo disimular que el saber eso la hizo sentir un poco mal- No te preocupes, n-no importa -sonrió como si no hubiera pasado nada y bajó la mirada hacia su plato, entonces continuó comiendo en silencio.

—¿Es esa canción que estabas cantando en el baño el otro día? —preguntó Kirishima con una sonrisa socarrona en su rostro.

—¿Qu- ¡Yo no canto en el baño!

—Sí lo haces, pero solo cuando crees que no hay nadie. Te escuché cantando una canción y no te sabes la letra aún, pero ya te sabes la melodía.

-L-lo que dije es cierto… No importa si… si aún no te sabes la canción. Vas a tener m-muchas cosas en que pensar y… pues tu trabajo es m-más importante que eso -ya pensaría después en lo que le diría a su maestra- Y también aunque tengas mucho trabajo, ta-también tienes que descansar -sonrió. 

—Te hice una promesa y la cumpliré —le dijo enérgico—, aún si tengo que pasar vergüenza y leer la letra de un papel, te prometo que cantaremos juntos.

-No, pero… e-es que… no sólo e-es la canción… -bajó la mirada, apenada- Por eso… n-no importa.

Heroes y villanos

yokozawatakafumiesp:

hayami-naomi:

yokozawatakafumiesp:

yokozawa-naomi:

yokozawatakafumiesp:

—Un poco —suspiró— O tendré que traer trabajo a casa, eso la mayor parte del tiempo.

—Sabes que no me gusta que hagas eso —protestó Kirishima.

—No es como si pudiera evitarlo —le replicó de vuelta.

Bufó un poco. —Ya, te ayudaré con lo que sea, así terminarás más pronto.

Naomi los miró en silencio y sin comer; miró a cada uno cada vez que habló. Cuando dejaron de hacerlo, decidió preguntar algo que no tenía nada que ver con el trabajo- Papi, oye… eh… ¿Ya te aprendiste l-la canción que pasé a tu celular?

La miró con algo de pena. —Ah… yo… no. La he estado escuchando durante los viajes en tren, pero aún no he podido practicarla, no sé si ya me sé la letra. Supongo que ya casi.

-Ah, bu-bueno… -esta vez no pudo disimular que el saber eso la hizo sentir un poco mal- No te preocupes, n-no importa -sonrió como si no hubiera pasado nada y bajó la mirada hacia su plato, entonces continuó comiendo en silencio.

—¿Es esa canción que estabas cantando en el baño el otro día? —preguntó Kirishima con una sonrisa socarrona en su rostro.

—¿Qu- ¡Yo no canto en el baño!

—Sí lo haces, pero solo cuando crees que no hay nadie. Te escuché cantando una canción y no te sabes la letra aún, pero ya te sabes la melodía.

-L-lo que dije es cierto… No importa si… si aún no te sabes la canción. Vas a tener m-muchas cosas en que pensar y… pues tu trabajo es m-más importante que eso -ya pensaría después en lo que le diría a su maestra- Y también aunque tengas mucho trabajo, ta-también tienes que descansar -sonrió. 

Anónimo: -las lágrimas siguieron rodando por sus mejillas mientras Takano la sacaba de la habitación. En cuanto vio al hombre atado y a Yokozawa de pie, lloró aún más- Yo...Yokozawa-san... 

yokozawatakafumiesp:

-recién había colgado cuando escuchó los pasos de Masamune. Había deseado oir otros pasos acompañando a los de él, pero había sido una esperanza estúpida. De pronto escuchó su nombre, esa voz que no pertenecía a su amigo sino a… Levantó la vista y la vio en brazos, llorando. -Naomi -exclamó llevándose la mano al rostro, los ojos se le llenaron de lágrimas. Se acercó a ellos y casi se la arrebató de los brazos a su amigo- Gracias a dios estás bien -dijo abrazándola fuerte.

ooc: Me encanta hacer drama XD

ooc: Mia, 18 de abril de 2012.

Anónimo: -ambos terminaron en el suelo. Les indicó a los demás que no se movieran- ¿Piensas hacerme daño? Tú dijiste que ella ya no te importaba, era sólo una niña, yo creo que por ahora deberías preocuparte de Takano- él intentaba safarse, pero el estar atado de manos y con una pistola apuntando a su cabeza no le ayudaba- 

yokozawatakafumiesp:

¡ERA SOLO UNA NIÑA INDEFENSA! ¡QUÉ CLASE DE DESALMADO ERES! Eres un monstruo… sí, quizá yo guié a tu hermana a la muerte, pero tú tienes en tus manos la sangre de una criatura inocente, un ángel que solo deseaba ver feliz a su madre y tener un padre que la amara. -Le sujetó el cuello con fuerza comenzando a estrangularlo- Y yo la quería, no podía ser su padre, pero la quería… -Fue aflojando el agarre al pensar en Masamune, aún debía salvarlo.

¿Cómo se puede extrañar tanto a alguien que ni se acuerda de ti?

(Fuente: por-ti-sigo-aqui)

Regresando a casa

usami-akihiko-esp:

yokozawa-naomi:

usami-akihiko-esp:

- Naomi, tu aún no entiendes -suspiro mientras negaba con la cabeza con suavidad- Por mas que tú no quieras hacerle daño a alguien, lo seguirás haciendo si no crees en ti misma. Eres una gran niña, y créeme que no miento, por lo que se que puedes ayudar a tu Papi. Así que prométeme que vas a darle todo tu amor y creerás desde el fondo de tu corazón que él te recordara… -Akihiko elevo su dedo meñique frente a la niña, con una sonriente propuesta- ¿Me lo prometerás? 

Miró el meñique de Usami, sin embargo no hizo algo para entrelazarlo con el suyo- Yo l-lo amo… amo a m-mi papi, ya se lo dije… p-pero no sé si quiero q-que me recuerde. Yo hice e-enojar a m-mi papi y él… él, p-papá y Hiyo ya e-eran felices a-antes de conocerme p-por eso… creo q-que podrá seguir siendo feliz a-aunque no me recuerde y entonces… to-todo v-va a estar bien.  

- Pero ellos también son felices contigo. Si no fuese así, no se preocuparían por ti tanto como lo hacen -Akihiko fugazmente miro la hora en su muñeca, y después suspiro, para acariciar el rostro de la niña suavemente con el dorso de su mano.

- Creo que se nos ha hecho tarde, y tu abuelita, Hiyo y tus Papis se van a preocupar si no te voy a dejar ahora -sonrió el mayor y tomo el osito de corbata lila que había quedado rezagado por un momento por Suzuki-san -Me devolverás este osito solo cuando tu Papi este mejor ¿Entendiste? Y no aceptare un no como respuesta, Naomi -dijo Akihiko poniéndose totalmente serio- Se que tu lo necesitas, más que yo, ahora.

Parecía que sin importar lo que dijera, él no cambiaría de opinión con respecto a lo que pasaba en su casa así como con el oso de la corbata lila, por lo tanto a Naomi no le quedó de otra que tomar el peluche. Había querido hablar con él para regresarle el osito y que estuviera bien, pero al final no lo había conseguido. 

-Antes d-de irnos… ¿p-puedo pasar a… a su baño? -preguntó en voz baja y sin mirarlo, ya que en sus ojos nuevamente se habían acumulado las lágrimas- N-no me v-voy a tardar. 

Lucharé por tí

[1] - [2] - [3]

Naomi

Como sus papás y ella aún estaban platicando, se olvidó casi por completo de su celular, el cual aún estaba debajo de la almohada en su habitación. Entre semana no tenían mucho tiempo para hablar, por lo que solían aprovechar la llegada del fin de semana. 

Mino

El tono de mensaje sonó -Hola. Supongo que estás ocupada. Si puede llamar, hazlo por favor. No importa la hora. 

Naomi

Continuaron platicando aún cuando se pusieron a lavar los platos y limpiar la cocina. Aunque era trabajo, eso no les molestaba ya que lo hacían con calma y seguían platicando sobre lo que habían hecho y lo que probablemente harían al día siguiente. 

Cuando fue a su habitación, pasaba de medianoche. Escuchó el mensaje de Mino, pero en lugar de marcarle, le mandó un mensaje de texto. 

Lo lamento, pero acabo de tomar el celular. Espero que ya estés dormido ya que tienes un viaje que hacer y si no lo estás, ya duérmete, por favor ♥

Mino

Ya estaba dormido cuando sonó el tonó de mensaje, pero no le fue difícil despertarse. No contestó el mensaje, llamó.

-Hola -sonaba adormilado- Necesitaba oírte. 

Naomi

Se encontraba acomodando la cama cuando entró la llamado y se apresuró a contestar- Pe-perdón p-por despertarte -esperaba que sus papás no hubieran escuchado nada- Mino-san, v-vuelve a dormir.

Mino

-No, no. Estaba alerta esperando que dieras señales. No sé cuanto trabajo tenga en Nagoya, por eso quería oírte un poco al menos. Sé que podré mandar mensajes, pero no sé si podré llamar. 

Naomi

-Mino-san, ya deberías estar dormido -lo regañó- Lo sabes, no quiero q-que descuides tu trabajo. Lo acabas de decir; no sabes cuánto trabajo tendrás, p-por eso mismo deberías descansar todo lo que puedas ahora. 

Mino

-No me regañes. En serio quería oírte -sonrió- Te haré caso, ya me voy a descansar. ¿Me extrañarás? 

Naomi

-Mino-san… -suspiró y miró hacia la puerta- Sí, t-te voy a extrañar -habló en voz muy baja- Lo… lo sabes. 

Mino

-Yo también te extrañaré. Descansa. Me comunicaré contigo cuando llegue allá. Te quiero. 

Naomi

-Cuídate mucho -guardó silencio durante varios segundos- Yo… yo también -colgó y dejó el celular sobre la mesita de noche antes de dejarse caer sobre la cama. 

Sería triste el saber que estaban aún más lejos que de costumbre, pero esperaba que en esos días encontrara una manera de hacer que las cosas funcionaran. 

Mino

Después de la llamada pudo conciliar el sueño sin problema.

Aún el cielo no clareaba cuando su despertador sonó. Con trabajo abrió los ojos para comenzar a alistar sus cosas personales, pues las de trabajo ya estaban listas. No quería ir, pero tenía que. 

Tomó sus cosas pero antes de salir, mandó un mensaje a Naomi.

Espero no despertarte. Ya voy de salida. Cuando llegue allá te avisaré. Pasa un buen día ^^

Naomi

Aún se encontraba durmiendo cuando llegó el mensaje de Mino, después de todo era sábado por la mañana y podía permitirse el dormir unas horas más. 

Cuando despertó por su propia cuenta, no miró el celular de inmediato. Primero fue al baño, revisó si ya había alguien más despierto y fue a la cocina por un vaso de agua. Miró el mensaje hasta que comenzó a tender la cama.

Descuida, no me despertaste, tengo unos minutos de haberlo hecho. Estaré esperando tu mensaje… o llamada. Ten mucho cuidado. 

Mino

Aterrizó sin novedad en Nagoya. Después de pasar por los engorrosos tramites pudo tomar un taxi para dirigirse a su hotel. Mientras tanto llamó.

-Hola. Ya estoy en Nagoya. ¿Dormiste bien?

Naomi

-Hola, buenos días -aún se encontraba en su habitación- Sí, dormí bien. Si-siempre es bueno poder dormir u-un poco más de tiempo. ¿Y tú? ¿T-todo salió bien?

Mino

-Soy un grosero, ni siquiera te dije buenos días. Buenos días -sonrió de medio lado- Me hubiera encantado quedarme más tiempo dormido je. Todo fue bien. El vuelo fue agradable y espero que el hotel y la mangaka también lo sean. 

Naomi

-¿Podrás descansar a-antes de ir c-con la mangaka? -no estaba hablando en voz tan baja, pero tampoco creía ser capaz de despertar a alguien- ¿E-estarás to-todo el día con ella?

Mino

-Tengo que estar al mediodía en su departamento. No tengo idea de cuánto tiempo tenga que estar ahí, yo espero que no sea floja y podamos avanzar con rapidez. 

Naomi

-Es temprano… ¿p-podrás descansar algo a-antes de… ir a trabajar? 

Mino

-Voy a tomar el desayuno y trataré de dormir un poco antes de ir. ¿Qué harás tú?

Naomi

-Bueno, e-entonces será mejor q-que ya hagas eso -acomodó las almohadas y la cama quedó lista- ¿Yo? Prepararé el desayuno y después… no sé. Aún n-no estamos seguros. 

Mino

-Estoy en el taxi. Ya casi llegamos al hotel; es ahí donde tomaré el desayuno -miró una tienda que llamó su atención- Ahmm pues lo que vayas a hacer, diviértete. 

Naomi

-De acuerdo, entonces hazlo e-en cuanto llegues al hotel -se sentó en la orilla de la cama- Eso intentaré y tú… a ti q-que te vaya bien. 

Mino

-Gracias. Bien ya llegué. Te dejaré por unos momentos. Desayuna bien. Te mando un abrazo y un beso. Sé buena. Hasta más tarde.

Naomi

-Tú también; desayuna y d-descansa un poco a-antes de trabajar. Yo s-siempre soy buena  -rió un poco y se mordió el labio inferior- Hasta… luego -colgó y al lavantarse fue directo al baño; necesitaba echarse un poco de agua y tranquilizarse antes de que alguien despertara. 

Mino

Hizo todo lo que le había recomendado. Al llegar al hotel, tomó una ligera siesta para después desayunar y así poder salir rumbo al departamento de la mangaka. Tuvo mala suerte pues era una chica inexperta e insegura. 

Naomi

Yokozawa llegó cuando ella estaba preparando el desayuno, por lo tanto le ayudó a terminarlo y sólo les quedó esperar a que Kirishima y Hiyo despertaran.

Naomi intentó actuar con naturalidad y si su papá llegó a sospechar algo, no le comentó nada. 

Mino

Estaba a punto de someter a la mangaka a uno de sus ya clásicos discursos persuasivos, pero se contuvo. Era la primera vez que trabajaban y no iba a asustarla. 

Naomi

En cuanto la familia estuvo reunida, desayunaron tranquilamente. Yokozawa y Kirishima dijeron que después de desayunar tendrían que salir a arreglar algo. No solían ir a la editorial en sábado, pero había algunas cosas que ordenar. Naomi de inmediato pensó en Mino y su viaje. 

Hiyo y ella dijeron que no se preocuparan, que ellas se encargarían de limpiar la cocina y el resto de la casa en lo que ellos llegaban y se ponían de acuerdo para ver si irían a algún lugar como familia. 

Hiyori

-Naomi… ahmmm -la miró de reojo- Aprovechando que nuestros padres no están… yo… ¿Cómo va todo con Mino-san?

Naomi

Cuando sus papás dijeron que saldrían, ella supo que pasaría eso- Bien, su… supongo -tomó uno de los platos que Hiyo había lavado y lo secó. 

Hiyori

-¿”Bien, supongo”? Vamos hermana. Ese bien no está bien. Es Mino-san. Tu Mino-san -suspiró- Ni en un millón de años pensamos que eso fuera posible. 

Naomi

-¿Y quieres que sabiendo eso d-diga que todo está de maravilla? ¿Que todo marcha bien? -dejó el plato y fue a limpiar la mesa que estaba detrás de ellas.

Hiyori

Rodó los ojos -No, tampoco. Al menos puedes ser más expresiva y contarme un poco más -se sentó- ¿Estás segura de estar con él? Ya no voy a bromear. Solo quiero que estés bien. 

Naomi

-Sí -contestó sin pensarlo mucho- O la mayoría d-del tiempo siento q-que sí, p-pero a veces… 

Hiyori

-¿A veces qué? Siéntate -le sonrió para darle más confianza- Cuéntame qué pasa.  

Naomi

Dejó el trapo con el que estaba limpiado y tomó asiento- La edad… -dijo en un suspiro- La diferencia d-de edad, l-lo que pensarán… Además, él y-ya estuvo casado y yo… por Dios, hace unos años a-aún jugaba contigo a l-las fiestas de té. 

Hiyori

Hizo una mueca -Si lo pones de esa manera si suena tan complicado. Pero, ahmmm… Te diré que no te veía así con Ren. Justo antes de que te dieras cuenta que yo los había visto la manera en la que sonreías era ¿Cómo decirlo? Distinta. 

Naomi

-Y no… Nu-nunca me había sentido a-así y… no quiero d-decepcionar a nadie y to-todo esto… -apoyó los codos en la mesa y se cubrió el rostro con las manos. 

Hiyori

Le pasó un brazo sobre la espalda -Será complicado cuando ellos se enteren. Sobre todo para papá pues nunca ha visto con buenos ojos tu amistad con él -negó con la cabeza- Perdón, perdón; no ayudo verdad. Mira Naomi si tú eres feliz y él contribuye cuenten conmigo. 

Naomi

No tuvo que llamarlo papi para saber de quién estaba hablando- Lo sé y… sa-sabes cómo me pongo c-cuando siento que lo que hago a él no… n-no lo verá bien -la miró y la abrazó. 

Hiyori

La abrazó fuerte -Tendrá que entender que estás buscando tu felicidad. Con quién sea -acarició su espalda- Así lo hicieron ellos y todos los apoyamos a pesar de que tenían tantas cosas en contra. 

Naomi

-Eso es e-en lo que intento pensar, s-sin embargo me resulta… difícil. No… no quiero q-que él… 

Hiyori

-Tal vez tú conozcas a papá mejor que yo, sin embargo estoy segura que a pesar de que se enoje o tome una actitud arrebatada. Te apoyará. Después de todo te ama mucho más de lo que podamos imaginar. 

Naomi

-Pero el problema e-es que no quiero q-que se enoje n-ni nada por el estilo… -se puso de pie y regresó a lavar los platos porque si seguía sentada y platicando con Hiyo, terminaría llorando- No puedo… n-no quiero pensar e-en eso p-por ahora. 

Hiyori

La siguió con la mirada -¿Lo quieres lo suficiente como para pasar por todo eso y más? 

Naomi

-Hiyo… ya no quiero hablar d-de eso -abrió la llave del agua- Por favor…

Hiyori

-Pase lo que pase, siempre tendrás mi apoyo -se puso de pie para seguir con los quehaceres. 

Naomi

Sabía que Hiyo le estaba diciendo la verdad, y lo agradecía, pero eso no hacía que dejara de pensar en la reacción que sus papás tendrían cuando se llegaran a enterar de todo. Eso la hacía sentirse sumamente ansiosa. 

Apenas terminaron de limpiar, Naomi se fue a bañar. 

Mino

Después de varias advertencias que él consideraba sutiles, la mangaka pudo tomar ritmo de trabajo. Aprovecho un momento de descanso para mandarle un mensaje a Naomi.

Hola. Estoy cansado y a penas es el primer día :( y creo que falta una buena cantidad de horas para terminar, al menos hoy. 

Naomi

Se encontraba terminando de peinarse cuando el sonido de un nuevo mensaje llamó su atención. Se apresuró a ir por él y escribió una respuesta lo más rápido que pudo.

Hola. Lamento leer eso… Esfuérzate, pero no tanto, y también recuerda comer y descansar aunque sea un poco. No vayas a enfermarte.

Lucharé por tí

[1] - [2] - [3]

Naomi

Como sus papás y ella aún estaban platicando, se olvidó casi por completo de su celular, el cual aún estaba debajo de la almohada en su habitación. Entre semana no tenían mucho tiempo para hablar, por lo que solían aprovechar la llegada del fin de semana. 

Mino

El tono de mensaje sonó -Hola. Supongo que estás ocupada. Si puede llamar, hazlo por favor. No importa la hora. 

Naomi

Continuaron platicando aún cuando se pusieron a lavar los platos y limpiar la cocina. Aunque era trabajo, eso no les molestaba ya que lo hacían con calma y seguían platicando sobre lo que habían hecho y lo que probablemente harían al día siguiente. 

Cuando fue a su habitación, pasaba de medianoche. Escuchó el mensaje de Mino, pero en lugar de marcarle, le mandó un mensaje de texto. 

Lo lamento, pero acabo de tomar el celular. Espero que ya estés dormido ya que tienes un viaje que hacer y si no lo estás, ya duérmete, por favor ♥

Mino

Ya estaba dormido cuando sonó el tonó de mensaje, pero no le fue difícil despertarse. No contestó el mensaje, llamó.

-Hola -sonaba adormilado- Necesitaba oírte. 

Naomi

Se encontraba acomodando la cama cuando entró la llamado y se apresuró a contestar- Pe-perdón p-por despertarte -esperaba que sus papás no hubieran escuchado nada- Mino-san, v-vuelve a dormir.

Mino

-No, no. Estaba alerta esperando que dieras señales. No sé cuanto trabajo tenga en Nagoya, por eso quería oírte un poco al menos. Sé que podré mandar mensajes, pero no sé si podré llamar. 

Naomi

-Mino-san, ya deberías estar dormido -lo regañó- Lo sabes, no quiero q-que descuides tu trabajo. Lo acabas de decir; no sabes cuánto trabajo tendrás, p-por eso mismo deberías descansar todo lo que puedas ahora. 

Mino

-No me regañes. En serio quería oírte -sonrió- Te haré caso, ya me voy a descansar. ¿Me extrañarás? 

Naomi

-Mino-san… -suspiró y miró hacia la puerta- Sí, t-te voy a extrañar -habló en voz muy baja- Lo… lo sabes. 

Mino

-Yo también te extrañaré. Descansa. Me comunicaré contigo cuando llegue allá. Te quiero. 

Naomi

-Cuídate mucho -guardó silencio durante varios segundos- Yo… yo también -colgó y dejó el celular sobre la mesita de noche antes de dejarse caer sobre la cama. 

Sería triste el saber que estaban aún más lejos que de costumbre, pero esperaba que en esos días encontrara una manera de hacer que las cosas funcionaran. 

Mino

Después de la llamada pudo conciliar el sueño sin problema.

Aún el cielo no clareaba cuando su despertador sonó. Con trabajo abrió los ojos para comenzar a alistar sus cosas personales, pues las de trabajo ya estaban listas. No quería ir, pero tenía que. 

Tomó sus cosas pero antes de salir, mandó un mensaje a Naomi.

Espero no despertarte. Ya voy de salida. Cuando llegue allá te avisaré. Pasa un buen día ^^

Naomi

Aún se encontraba durmiendo cuando llegó el mensaje de Mino, después de todo era sábado por la mañana y podía permitirse el dormir unas horas más. 

Cuando despertó por su propia cuenta, no miró el celular de inmediato. Primero fue al baño, revisó si ya había alguien más despierto y fue a la cocina por un vaso de agua. Miró el mensaje hasta que comenzó a tender la cama.

Descuida, no me despertaste, tengo unos minutos de haberlo hecho. Estaré esperando tu mensaje… o llamada. Ten mucho cuidado. 

Mino

Aterrizó sin novedad en Nagoya. Después de pasar por los engorrosos tramites pudo tomar un taxi para dirigirse a su hotel. Mientras tanto llamó.

-Hola. Ya estoy en Nagoya. ¿Dormiste bien?

Naomi

-Hola, buenos días -aún se encontraba en su habitación- Sí, dormí bien. Si-siempre es bueno poder dormir u-un poco más de tiempo. ¿Y tú? ¿T-todo salió bien?

Mino

-Soy un grosero, ni siquiera te dije buenos días. Buenos días -sonrió de medio lado- Me hubiera encantado quedarme más tiempo dormido je. Todo fue bien. El vuelo fue agradable y espero que el hotel y la mangaka también lo sean. 

Naomi

-¿Podrás descansar a-antes de ir c-con la mangaka? -no estaba hablando en voz tan baja, pero tampoco creía ser capaz de despertar a alguien- ¿E-estarás to-todo el día con ella?

Mino

-Tengo que estar al mediodía en su departamento. No tengo idea de cuánto tiempo tenga que estar ahí, yo espero que no sea floja y podamos avanzar con rapidez. 

Naomi

-Es temprano… ¿p-podrás descansar algo a-antes de… ir a trabajar? 

Mino

-Voy a tomar el desayuno y trataré de dormir un poco antes de ir. ¿Qué harás tú?

Naomi

-Bueno, e-entonces será mejor q-que ya hagas eso -acomodó las almohadas y la cama quedó lista- ¿Yo? Prepararé el desayuno y después… no sé. Aún n-no estamos seguros. 

Mino

-Estoy en el taxi. Ya casi llegamos al hotel; es ahí donde tomaré el desayuno -miró una tienda que llamó su atención- Ahmm pues lo que vayas a hacer, diviértete. 

Naomi

-De acuerdo, entonces hazlo e-en cuanto llegues al hotel -se sentó en la orilla de la cama- Eso intentaré y tú… a ti q-que te vaya bien. 

Mino

-Gracias. Bien ya llegué. Te dejaré por unos momentos. Desayuna bien. Te mando un abrazo y un beso. Sé buena. Hasta más tarde.

Naomi

-Tú también; desayuna y d-descansa un poco a-antes de trabajar. Yo s-siempre soy buena  -rió un poco y se mordió el labio inferior- Hasta… luego -colgó y al lavantarse fue directo al baño; necesitaba echarse un poco de agua y tranquilizarse antes de que alguien despertara. 

Mino

Hizo todo lo que le había recomendado. Al llegar al hotel, tomó una ligera siesta para después desayunar y así poder salir rumbo al departamento de la mangaka. Tuvo mala suerte pues era una chica inexperta e insegura. 

Naomi

Yokozawa llegó cuando ella estaba preparando el desayuno, por lo tanto le ayudó a terminarlo y sólo les quedó esperar a que Kirishima y Hiyo despertaran.

Naomi intentó actuar con naturalidad y si su papá llegó a sospechar algo, no le comentó nada. 

Mino

Estaba a punto de someter a la mangaka a uno de sus ya clásicos discursos persuasivos, pero se contuvo. Era la primera vez que trabajaban y no iba a asustarla. 

Naomi

En cuanto la familia estuvo reunida, desayunaron tranquilamente. Yokozawa y Kirishima dijeron que después de desayunar tendrían que salir a arreglar algo. No solían ir a la editorial en sábado, pero había algunas cosas que ordenar. Naomi de inmediato pensó en Mino y su viaje. 

Hiyo y ella dijeron que no se preocuparan, que ellas se encargarían de limpiar la cocina y el resto de la casa en lo que ellos llegaban y se ponían de acuerdo para ver si irían a algún lugar como familia. 

Hiyori

-Naomi… ahmmm -la miró de reojo- Aprovechando que nuestros padres no están… yo… ¿Cómo va todo con Mino-san?

Naomi

Cuando sus papás dijeron que saldrían, ella supo que pasaría eso- Bien, su… supongo -tomó uno de los platos que Hiyo había lavado y lo secó. 

Hiyori

-¿”Bien, supongo”? Vamos hermana. Ese bien no está bien. Es Mino-san. Tu Mino-san -suspiró- Ni en un millón de años pensamos que eso fuera posible. 

Naomi

-¿Y quieres que sabiendo eso d-diga que todo está de maravilla? ¿Que todo marcha bien? -dejó el plato y fue a limpiar la mesa que estaba detrás de ellas.

Hiyori

Rodó los ojos -No, tampoco. Al menos puedes ser más expresiva y contarme un poco más -se sentó- ¿Estás segura de estar con él? Ya no voy a bromear. Solo quiero que estés bien. 

Naomi

-Sí -contestó sin pensarlo mucho- O la mayoría d-del tiempo siento q-que sí, p-pero a veces… 

Hiyori

-¿A veces qué? Siéntate -le sonrió para darle más confianza- Cuéntame qué pasa.  

Naomi

Dejó el trapo con el que estaba limpiado y tomó asiento- La edad… -dijo en un suspiro- La diferencia d-de edad, l-lo que pensarán… Además, él y-ya estuvo casado y yo… por Dios, hace unos años a-aún jugaba contigo a l-las fiestas de té. 

Hiyori

Hizo una mueca -Si lo pones de esa manera si suena tan complicado. Pero, ahmmm… Te diré que no te veía así con Ren. Justo antes de que te dieras cuenta que yo los había visto la manera en la que sonreías era ¿Cómo decirlo? Distinta. 

Naomi

-Y no… Nu-nunca me había sentido a-así y… no quiero d-decepcionar a nadie y to-todo esto… -apoyó los codos en la mesa y se cubrió el rostro con las manos. 

Hiyori

Le pasó un brazo sobre la espalda -Será complicado cuando ellos se enteren. Sobre todo para papá pues nunca ha visto con buenos ojos tu amistad con él -negó con la cabeza- Perdón, perdón; no ayudo verdad. Mira Naomi si tú eres feliz y él contribuye cuenten conmigo. 

Naomi

No tuvo que llamarlo papi para saber de quién estaba hablando- Lo sé y… sa-sabes cómo me pongo c-cuando siento que lo que hago a él no… n-no lo verá bien -la miró y la abrazó. 

Hiyori

La abrazó fuerte -Tendrá que entender que estás buscando tu felicidad. Con quién sea -acarició su espalda- Así lo hicieron ellos y todos los apoyamos a pesar de que tenían tantas cosas en contra. 

Naomi

-Eso es e-en lo que intento pensar, s-sin embargo me resulta… difícil. No… no quiero q-que él… 

Hiyori

-Tal vez tú conozcas a papá mejor que yo, sin embargo estoy segura que a pesar de que se enoje o tome una actitud arrebatada. Te apoyará. Después de todo te ama mucho más de lo que podamos imaginar. 

Naomi

-Pero el problema e-es que no quiero q-que se enoje n-ni nada por el estilo… -se puso de pie y regresó a lavar los platos porque si seguía sentada y platicando con Hiyo, terminaría llorando- No puedo… n-no quiero pensar e-en eso p-por ahora. 

Hiyori

La siguió con la mirada -¿Lo quieres lo suficiente como para pasar por todo eso y más? 

Naomi

-Hiyo… ya no quiero hablar d-de eso -abrió la llave del agua- Por favor…

Hiyori

-Pase lo que pase, siempre tendrás mi apoyo -se puso de pie para seguir con los quehaceres. 

Naomi

Sabía que Hiyo le estaba diciendo la verdad, y lo agradecía, pero eso no hacía que dejara de pensar en la reacción que sus papás tendrían cuando se llegaran a enterar de todo. Eso la hacía sentirse sumamente ansiosa. 

Apenas terminaron de limpiar, Naomi se fue a bañar.